Saturday, January 12, 2019

En algún lugar del corazón



Actuar cerebral y fríamente resulta, con frecuencia, bastante práctico. De todos modos, como norma general no parece un comportamiento muy atractivo ni muy humano. Por otra parte, moverse dando total prioridad por los sentimientos, suele traer bastantes problemas. El corazón es lo más valioso que tiene el ser humano, pero no es menos cierto que a veces se comporta como un loco insatisfecho. Es bastante sensato que sea la inteligencia la que tome las decisiones, escuchando y teniendo en cuenta los sentimientos del corazón. Sin embargo, un mero cálculo racional no parece suficiente para contentar la necesidad que todos tenemos de ser queridos y de querer.

En algún lugar del corazón, se esconde una especie de llama que purifica y guía la afectividad. Algo así como una luz sobrehumana que nos hace más humanos. Una fuerza discreta y poderosa que nos entona, reconforta y sitúa ante la vida, especialmente respecto a las relaciones con los demás; incluso las más difíciles. No es fácil encontrar ese misterioso farol y es fácil olvidarse de él; además requiere de una renovada y exigente atención para que siga orientándonos. Pero si se hace así, todo empieza a cuajarse de sentido. Incluso en las situaciones más penosas y desfavorables, esta fuerza interior cobra una resaltada importancia.

No estoy hablando de iluminismos curiosos o de fenómenos psicológicos raros. Me refiero a la experiencia que puede tener cualquier persona que haga oración. Lo que quiero destacar es que la acción de la gracia divina es real y funciona. Las supersticiones no pueden contentar y llenar de paz y de sentido el corazón.

Si se la busca y deja espacio, en el interior de la persona se enciende una luz, por la que nos damos cuenta de que siempre es tiempo de amar, con un amor que nos mejora como personas.



José Ignacio Moreno Iturralde

Monday, January 07, 2019

Voluntarismo



La fuerza de voluntad es un poderoso motor, muy valorado en la sociedad actual. Tenemos que hacer muchas cosas, y hacerlas bien, por diversos motivos: ganar dinero, realizarnos y, por supuesto, ayudar a los demás. Queremos ser artífices de nosotros mismos porque, según se piensa, esta es nuestra grandeza. Sin embargo, junto a estas exigencias que la vida o nosotros mismos nos imponemos, surge con frecuencia un factor del que se habla poco porque tiene mala prensa: la experiencia de los propios límites, los imprevistos pequeños y grandes, el agotamiento y el desencanto.

Paradójicamente, me parece que algunas posturas apáticas y perezosas tienen algo en común con las vitalmente activistas: están centradas en el propio yo, un centro de gravedad que termina por caer ante su propio peso. Por otra parte, cuando el voluntarismo y la autonomía presiden nuestra conducta, la afectividad va de un lado a otro, a golpe de nuestros caprichos o decepciones, sin tener un camino seguro.

Cuando utilizamos más la inteligencia vemos la realidad de un modo más sensato y objetivo, más al margen de nuestros propios intereses. Comprendemos mejor las necesidades de los demás, y nuestro propio papel en el mundo se simplifica y clarifica. Empezamos a ir algo más “sobrados por la vida”; y esto es bueno, elegante. Si, además, tenemos la fe cristiana y contamos   con la gracia de Dios, con su ayuda, nuestra vida tiene más luz y alegría en cosas bastante sencillas, pero llenas de contenido.

Claro que hay que esforzarse y poner en juego la libertad  y la iniciativa personal, pero otra cosa distinta es cometer el error de ceder el volante a una facultad -la voluntad-, que necesita ser guiada y cuidada para llegar a buen puerto.



José Ignacio Moreno Iturralde

Tuesday, December 25, 2018

La sencillez de Belén


       En el día de Navidad, vuelve a resultar abrumadora la sencillez y la humildad del Portal de Belén. El misterio más asombroso de la historia se esconde en un Niño nacido en un pesebre, en unas condiciones muy precarias, rodeado del cariño de María y de José. El estilo de Dios se muestra sencillo, cercano, profundamente humano y entrañable. Pienso que tiene mucha relación con la vida cotidiana: nuestra familia, el trabajo y el trato con quienes allí nos encontramos, así como la relación con amigos y conocidos. Sin embargo, quizás pensamos con frecuencia en ilusiones y proyectos extraordinarios, muchos de ellos seguramente estupendos; pero que pueden desviar nuestra atención de lo normal de cada día.

        Sabemos que la vida cotidiana es la gran cuestión, pero a veces se nos presenta como ardua, difícil, aburrida o simplona. Esto supone un error serio y quisiera recordar porqué. Vivimos en un universo con millones de galaxias, dentro de un modesto planeta notoriamente asombroso, con toda una vida en nuestras manos y con personas que nos quieren y a las que podemos querer. Además, el portal de Belén nos recuerda que todo un Dios se hace como nosotros para dar sentido último a todos nuestros buenos momentos y a todas nuestras dificultades, incluida la muerte que ha sido asumida y superada por el Hijo unigénito de Dios. Por si fuera poco, Jesucristo nos da en su Iglesia, la cercanía de su ser a través de su cuerpo y de su sangre verdadera, real y sustancialmente presentes en el sacramento de la Eucaristía, al que une todos los demás como el de la confesión, que es lo mismo que perdón, alegría y felicidad.

       Es lógico que en nuestra sociedad de la comunicación nos inquieten los serios problemas del mundo, y que hagamos lo posible por remediarlos. Pero pienso que el modo más eficaz es vivir bien las realidades cotidianas que nos tocan vivir. Lo cotidiano tiene entidad y fuerza, más que de sobra, para mejorar notoriamente la categoría de nuestra personalidad. En Belén Dios se ha unido a la historia sencilla de cada hombre y mujer, la elevado a la categoría de la vida de un hijo de Dios y, si nos esforzamos por vivirla bien, pese a nuestras fragilidades y errores, estaremos unidos a Jesucristo y, con Él, a todo el mundo.

         Lo cotidiano, lo normal, lo sencillo, vivido en unión con Dios, es lo más grandioso que tenemos a nuestra mano. No entenderlo es síntoma de una de las consecuencias del pecado original: la falta de alegría y de asombro ante la creación. Un asombro y alegría que pueden recuperarse sobreabundantemente al contemplar cómo el Portal de Belén puede llenar de contento y de sentido nuestra propia vida.



José Ignacio Moreno Iturralde

Sunday, November 11, 2018

A José Ramón Dolarea




Gallego, pero directo; culto y campechano,
Alguna vez brusco, siempre cercano.
Poeta que dabas a todos la mano.

Pusiste en pie con energía una universidad peruana,
luego vinieron décadas de educar a tanta juventud vallecana.

Vivías con ilusión, de modo divertido,
dando tu vida a los demás, intrépido y decidido.
A todos tus amigos escribías poemas,
donde siempre había estrellas;
desde Galicia, tu tierra, ya has alcanzado una de ellas.

Joserra dile, por favor, a Santa María,
que sea siempre nuestra alma, nuestra estrella y nuestra guía.


José Ignacio Moreno

Monday, November 05, 2018

Consulta del Ministerio de Educación sobre la reforma de la LOMCE: hasta el 10 de noviembre

Con fecha del 26 de octubre de 2018, el Ministerio de Educación y Formación Profesional, Cultura y Deporte ha lanzado una consulta pública para modificar algunos artículos de la LOMCE que afectan muy directamente a la enseñanza de la Religión y otras cuestiones relacionadas con la libertad de enseñanza.

Es muy importante que profesores, padres y todas las personas implicadas de la comunidad educativa expresen su opinión. La consulta acaba el día 10 de noviembre de 2018, por lo que os animamos vivamente a darle difusión y enviar vuestra participación por correo electrónico a la dirección del MEFCD: consulta.seefp@mecd.es.

Con el fin de facilitar vuestra participación, mediante ponemos debajo un modelo de carta elaborado por la Delegación de Enseñanza de la Diócesis de Alcalá de Henares. También os copiamos el enlace a la publicación de la consulta: https://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/en/informacion-publica/consulta-publica-previa/abiertos/2018/reversion-lomce.html



Ilm.a Sr.a Ministra de Educación y Formación Profesional, Cultura y Deporte, D.a Isabel Celáa:
D./D.a ___________________________________________, con DNI __________________, como persona afectada por la propuesta que el Gobierno promueve para la modificación de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa -LOMCE- en vigor.
Tomando parte en la «Consulta pública previa sobre un anteproyecto de Ley orgánica de modificación de la actual Ley de Educación LOMCE», manifiesto:
1. No considero un problema el hecho de que la Religión confesional en Bachillerato forme parte como materia específica en los dos cursos, computándose ahora en la nota media para el acceso a la universidad o becas, sino que más bien se trata del ejercicio libre del derecho a la educación religiosa protegido por el art. 27 de la Constitución Española. El Derecho a la educación religiosa, es para todas las confesiones que tienen suscrito un Acuerdo con el Estado español en materia de educación, no se circunscribe solamente a la Religión Católica, y la relación existente entre el Estado Español y la Santa Sede. Por tanto, la asignatura de Religión favorece la inclusión y equidad de las diversas creencias que forman parte de la sociedad actual.
2. Ya existe una regulación del currículo que respeta y apoya la diversidad establecida en la Resolución de 11 de febrero de 2015, de la Dirección General de Evaluación y Cooperación Territorial, por la que se publica el currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación Primaria y de la Educación Secundaria Obligatoria. Anexo 1.
3. El ejercicio del derecho a la enseñanza religiosa ya está regulado suficientemente en, la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 que reconoce la libertad religiosa de personas y pueblos. De igual modo, la Constitución Española no sólo reconoce la libertad religiosa sino que también garantiza “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones” en el artículo 27.3. También forma parte de tratados internacionales reconocidos por España como el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales en su artículo 13.3 y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, artículo 14.3.
4. La existencia de una asignatura alternativa y su carácter evaluable garantiza la libertad de educación y el derecho de los padres a elegir para sus hijos la educación religiosa y moral conforme a sus convicciones. Hace posible la libertad de elección y la no discriminación por haber elegido esa opción.
5. La supresión de la asignatura alternativa y la evaluación de la asignatura de religión sería contrario al principio de igualdad reconocido en el art. 14 de la Constitución Española, abundantemente refrendado por la jurisprudencia española.

6. No considero necesario, ni inaplazable la modificación de la ley vigente. Considero imprescindible la estabilidad del sistema educativo, y el esfuerzo por parte de todos para garantizarla.