Friday, March 17, 2017

Sexto y Noveno Mandamientos: “No cometerás actos impuros”; “No consentirás pensamientos impuros”

1.Introducción:

Todos los mandamientos, aunque quizás especialmente estos dos, se entienden mucho mejor por su referencia al primero: amarás a Dios sobre todas las cosas. Con estos dos mandamientos Dios nos declara que somos seres hechos por amor y para el amor. La virtud de la santa pureza es la que nos posibilita saber amar.
           
            “La Tradición de la Iglesia ha entendido el sexto mandamiento como referido al conjunto de la sexualidad humana”[1]. Es un mandamiento al que hoy se opone con frecuencia una actual cultura dominante que arguye razones de una pretendida naturalidad.

            La virtud de la santa pureza forma parte de la virtud de la templanza. Supone señorío sobre el propio cuerpo y respeto a las personas. “La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, ..., se hace personal y verdaderamente humana cuando está integrada en la relación de persona a persona, en el don mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y la mujer”[2].  La sexualidad está ordenada al amor conyugal del hombre y la mujer, donde la intimidad corporal es expresión de la comunión espiritual. “Por la unión de los esposos se realiza el doble fin del matrimonio: el bien de los esposos y la transmisión de la vida. No se pueden separar estas dos significaciones o valores del matrimonio sin alterar la vida espiritual de los cónyuges ni comprometer los bienes del matrimonio y el porvenir de la familia. Así, el amor conyugal del hombre y de la mujer queda situado bajo la doble exigencia de la fidelidad y la fecundidad”[3]
           
2. Medios para vivir este Mandamiento

Con frecuencia todos experimentamos que la pureza es una virtud que cuesta vivir. Tan sólo la realidad del pecado original, junto con los pecados personales, es la que explica la relativa oposición entre el plan de Dios sobre nosotros y nuestras tendencias a satisfacer el deseo sexual desordenadamente. Por tanto, para vivir a fondo esta virtud es imprescindible pedir ayuda a Dios con humildad. La realidad de nuestra sexualidad es algo noble y positivo pero si se invierte sobre sí misma o sobre otra persona, al margen de la Voluntad de Dios, se pervierte y nos incapacita para amar. Amar no es satisfacer un deseo instintivo, sino darse a la persona amada según la ley de Dios.

            La Revelación cristiana afirma que el mismo Dios habita en cada alma en gracia y que el cuerpo es templo suyo. De esta manera cuando el alma es para Dios el cuerpo es para el alma, según la expresión de San Agustín.

            La virtud de la santa pureza es por tanto una virtud eminentemente positiva por la que nos realizamos en el verdadero amor. Supone la rebeldía de no comportarse como una bestia y la educación de las pasiones.

            Los medios humanos para guardar esta virtud tienen que ver con la práctica del resto de las virtudes humanas, como la laboriosidad, y el poner empeño de un modo positivo por guardar la vista ante tanto reclamo a algunos instintos que emplea la publicidad, la televisión, internet, etc… ; así como evitar las ocasiones de ponerse en pecado como asistir a espectáculos o lugares inmorales, por muy extendidos que estén.

            Entre los medios sobrenaturales están la oración, ya citada antes, la mortificación –el negarse a uno mismo cosas con un sentido deportivo y sobrenatural-, la frecuencia de sacramentos –especialmente la penitencia y la eucaristía- y el recurso a la Virgen María, modelo de Amor y pureza.

           
3. Pecados contra la pureza

Es lógico que cuando una persona come sienta placer; y el placer está asociado a una función: la nutrición. El desagradable recuerdo del vomitorio romano nos hace ver crudamente la falsedad de la búsqueda del placer por sí mismo. Respecto a la sexualidad ocurre algo parecido con el agravante de que es una realidad íntimamente asociada a la generación de nuevas vidas humanas. Las personas no pueden reducir a otras o a sí mismas a objetos de satisfacción de su deseo.

A la hora  de afrontar vivir esta virtud es muy importante estar bien formado y saber distinguir entre sentir y consentir. Sólo la plena advertencia y el pleno consentimiento pueden provocar un pecado mortal. La gravedad de los pecados contra la pureza se atiene al principio fundamental de que el placer directamente buscado fuera del legítimo matrimonio es siempre pecado mortal. Esto se debe a que es una virtud íntimamente relacionada con el poder creador de Dios. Sólo puede darse el pecado venial por falta de suficiente advertencia o pleno consentimiento. Conviene tener en cuenta que una excesiva presión del ambiente y unos hábitos muy arraigados pueden disminuir la culpa moral.

El poder de procrear es el poder físico más ligado con Dios que quiere que su plan para la creación  de nuevas vidas humanas no se degrade a mero instrumento de placer.

4. Causas

            Las causas del pecado pueden ser interiores y exteriores. Entre las interiores destacan: el orgullo, la falta de templanza y de vencimientos personales, la vagancia y la falta de oración o trato con Dios. Entre las exteriores cabe citar el ponerse en ocasión próxima de pecar al asistir personalmente, o a través de los medios de comunicación, a espectáculos indignos de un cristiano e incluso de cualquier hombre de bien. También las relaciones afectivas con personas que conlleven una excitación sexual consentida suponen una falta de fuerza de voluntad por la que se excluye una autoposesión que será donada verdaderamente en la unión matrimonial. El amor verdadero es el que nos hace ser mejores personas y, por tanto, nos acerca a Dios.


5. Consecuencias

Algunas de las consecuencias que se derivan de no vivir la santa pureza son: Perder la unión con Dios y, por lo tanto, ponerse en ocasión de perder la salvación del alma. Cegar y entorpecer el entendimiento para lo espiritual. Entrar en un aburrimiento profundo por la vida; así como una falta de carácter y personalidad. Provocar intranquilidad y falta de alegría. Traer consigo, en ocasiones, enfermedades vergonzosas.

Por el contrario, vivir la pureza templa el carácter, hace crecer la reciedumbre, la alegría y la paz interior.


6. Algunas cuestiones relacionadas con el Sexto Mandamiento y la transmisión de la vida

Abordamos ahora algunos temas referentes a la transmisión de la vida, de los que el Catecismo de la Iglesia habla con motivo del sexto mandamiento:

a)La esterilización:  Es la intervención que suprime, en el hombre o en la mujer, la capacidad de procrear. La esterilización, por cegar las fuentes de la vida, supone un desorden moral grave. Existe una excepción en el que es aceptable moralmente: el caso terapéutico, que viene exigido para salvar la vida de la madre o conservar la salud. La enfermedad debe ser grave, la esterilización el único remedio y la intención la de curar, no la de esterilizar.

b)La anticoncepción: Añadiremos a todo lo ya dicho la diferencia entre los medios naturales de regulación de la natalidad y el uso de los preservativos. La sexualidad humana debe estar naturalmente abierta a la vida. Situaciones de necesidad grave y, por tanto, transitoria, pueden justificar el uso del matrimonio en periodos no fértiles de la mujer. En ese caso si -contra lo previsto- la mujer quedara embarazada, el matrimonio asume la paternidad. En el caso del uso de los preservativos la paternidad y la maternidad se excluyen de raíz. Otra idea de interés es la de respetar la finalidad de la sexualidad dentro de mi realidad, espiritual y corporal, que me ha sido donada.

c)La fecundación artificial: Niega la unidad existente entre el aspecto unitivo y procreativo –espiritual y corporal- propio de los seres humanos. Quién vio en esto una mera traba moral se encuentra ahora con la terrible realidad de los congeladores de embriones humanos sentenciados a morir. Otra cosa  distinta es ayudar médicamente a parejas con alguna anomalía, en alguno de sus cónyuges, a la realización del acto conyugal.


7. Algo más sobre el Noveno mandamiento

El noveno mandamiento ordena vivir la pureza en el interior del corazón y prohíbe todo pecado interno contra esta virtud: pensamientos y deseos impuros. También es oportuno recordar aquí la diferencia entre el sentir y el consentir, siendo en este último acto donde actúa la moralidad. Una Bienaventuranza directamente relacionada con este mandamiento y con el sexto es “Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”.



[1]  Cfr. Punto 2336 Catecismo Iglesia Católica.
[2]  Cfr. Punto 2337          “            “             “.
[3]  Punto 2363                 “             “             “.

No comments: